DIRECCÍON Fabio Bobbio - Juan Mateo Piera - Martin Molinero Cantera - Ruben Rocha

GUIÓN Fabio Bobbbio - Juan Mateo Piera

FOTOGRAFÍA - CÁMARA - SONIDO DIRECTO Fabio Bobbio - Juan Mateo Piera - Martin Molinero Cantera - Ruben Rocha

ASISTENTE DE SONIDO Ana Ugarte

MONTAJE AUDIO-VÍDEO Fabio Bobbio

POSTPRODUCCIÓN DE SONIDO Philippe Faujas

PRODUCCIÓN EJECUTIVA Mario Durrieu

PRODUCIDO POR Walter Tiepelmann

PRODUCCIÓN Observatorio de Cine

ORGANIZACIÓN - PRENSA - COMUNICACIÓN  Pringles36Films

CON

Paula Rubinsztein

Stella Maris Albin

Ernesto Bernabó

Alejandro Brich

Estela Briner

Agustina Buschi

Sebastián Castro Severino

Claudio Fernández

Mariano Galarza

Andrés Hurlimann

Laura Jordán

Gabriela Mendía

Oscar Alberto Orellano

Carlos Pastorino

Horacio Pizzulli

Marcelo Roldán

Hugo Daniel Salvatierra

Javier Ruíz

Cecilia Stigliamo

Damián Rodriguez


Grupo de Teatro Integrado "El Andador"

COORDINADORA Paula Rubinsztein


CON LA PARTECIPACIÓN ESPECIAL DE

Marcela Ego

La oportunidad fue única. Buenos Aires, Argentina, sus gentes, nuestros deseos y nuestros miedos. Una ciudad con millones de historias, muchas más de las que nos hubiéramos imaginado desde la lejana y vieja Europa.

La ocasión de desarrollar un proyecto documental en un lugar al que acabábamos de arrivar se convirtió en el eje fundamental de nuestra estancia allí. Y así, desnudos ante la ciudad porteña y siempre de la mano del Observatorio de Cine, la película nos eligió entre las millones posibilidades que la ciudad nos ofreció filmar... Porque siempre tuvimos claro que el comienzo sería así, encontrados por la película, ya que elegir se antojaba quizás demasiado pretencioso en un lugar que apenas conocíamos.

Queríamos contar una pequeña historia cotidiana, un pequeño rincón, una situación que transformara lo ordinario en especial, y al revés, lo aparentemente extraordinario, en algo maravillosamente normal... Y entre los más de diez mil portales que se enfilan en Avenida Rivadavia, fuimos a pararnos cerca del cuatro mil, en una pequeña escuela donde cada sábado se reunía el grupo de teatro “El Andador”. En una ciudad con casi 18 millones de habitantes, la casualidad quiso hacernos un guiño cómlice y ubicó nuestra casa a tan sólo dos manzanas de nuestros protagonistas. Apenas cinco minutos caminando y nuestro documental nos recibió con los brazos abiertos. Ahí comenzó Ventanas, ahi empezamos a construir la película y la película empezó a construirnos a nosotros.

Nos presentamos un sábado en el lugar de ensayo y ese fue realmente el pistoletazo de salida, de todo, de absolutamente todo. Se trataba de un grupo de teatro de personas con diferentes discapacidades, característica principal por la que iniciamos el primer contacto con ellos. Pero pronto nos dimos cuenta de que en ese pequeño rincón de Buenos Aires había una historia mucho más amplia, mucho más interesante.

Desde que conocimos la existencia del “Andador”, teníamos muy claro que no queríamos hacer una película sobre la discapacidad, y tras el primer contacto con estos actores, vimos que lo importante para ellos era el teatro, sus técnicas, el esfuerzo y el trabajo necesarios para hacer aquello que más les gusta, subirse a un escenario. La discapacidad estaba presente, pero no tenía el papel protagonista, si no que se convertía continuamente en un elemento más de la creación teatral.

El fragmento con el que comienza la película fue lo primero que nos representaron cuando llegamos hasta ellos, y resume muy bien la filosofía del grupo, cuyos actores eran capaces de escribir piezas como aquella, llena de humor y de aceptación de una determinada condición física.

Eso era exactamente lo que nos sedujo y lo que nos motivó a seguir adelante con el proyecto. Con ellos podíamos convertir algo cotidiano en un sólido argumento documental, pero a su vez, como hemos dicho antes, teníamos la oportunidad de recorrer el camino inverso: demostrar que algo aparentemente excepcional como un grupo de teatro de personas discapacitadas, es realmente un acontecimiento normal en el que unos actores se juntan semanalmente para hacer lo que más les gusta.

Por ello decidimos no mostrar ninguna enfermedad concreta y no desarrollar ningún eje narrativo en ese sentido. La discapacidad entraría en la película exactamente igual que entraba en “El Andador”. Ni rastro de superación, ni rastro de compasión o de coletazos de problemas individuales, sólo actores, teatro, aceptación de uno mismo y de los demás. Eso era “El Andador”, y eso pretendimos que fuera “Ventanas”. 

Pronto descubrimos también que la naturaleza de este grupo nos ayudaría a encontrar uno de los ejes temáticos del documental: un complejo sistema de relaciones plagado de solidaridad y de apoyo continuo que en cualquier otro  grupo no podría haberse expresado de manera tan eficaz.  Dadas las condiciones de cada uno de ellos, la solidaridad se hace patente en cada ensayo y en cada ejercicio, y permite a este grupo avanzar continuamente hacia un estilo dramático cada vez más pulido y personal.

Más tarde, descubrimos a Laura, poetisa oficial del grupo que, aunque al principio siempre estuvo callada desde nuestra llegada, pronto nos brindó el título de la película en bandeja. “Ventanas” es un poema que ella nos leyó en una ocasión y que hacía referencia a todo esto. Cada actor era una ventana a la que se asomaban los demás compañeros, y todos juntos creaban una ventana aún mayor por la que se asomaban y se exponían al mundo cada vez que se subían a un escenario de la ciudad. Su pluma reflejaba a la perfección ese grupo, y su poema nos pareció la mejor manera de etiquetar algo muy comlejo y difícil de resumir.

Así es “Ventanas”, una pequeña aproximación a este particular grupo de teatro que nos recordó que, en ocasiones, lo excepcional no lo es tanto, y que el camino del arte, y del teatro en particular, puede recorrerse de maneras muy diferentes y cotidianas a la vez.

Una ventana es una apertura, una oportunidad de ver y ser visto. Implica asomarse, dejar de lado la individualidad para ser consciente de que los demás están a tu alrededor. "Ahora estoy caminando con un compañero que camina diferente que yo, que se mueve diferente que yo, pero igual estamos pudiendo caminar..." Bajo estas palabras Paula coordina la compañía de teatro bonaerense "El Andador", un grupo que reune a actores con diferentes discapacidades.


A window is an opening, an opportunity to see and be seen. It entails to look around,  to leave aside individuality and to be conscious that others are around you. “Right now I´m walking with a fellow who has a different way of walking , who has a different way of moving, but in the end, we are both succeeding to walk together.” Under these words, Paula rules the bonaerense theatre company “El Andador”, a group that gets people with different disabilities together.


Une fenêtre c'est une ouverture, l'occasion de voir et d'être vu. Cela implique de s'y pencher, de laisser de côté l'individualité pour pouvoir se rendre compte qu'autour de soi, sont les autres. “Maintenant je suis en train de marcher avec un compagnon qui marche et se meut d'une façon différente à la mienne, mais peut-être pouvons-nous nous déplacer ensembles...”. C'est par ces mots, que Paula coordine la compagnie de théâtre “El Andador” originaire de Buenos Aires. Un groupe qui réunit des personnes portant différents handicaps.

TITULO ORIGINAL Ventanas

ENGLISH TITLE Opened Windows

TITLE FRANCAIS Des Fenetres


GENERO Documental

PAÍS Argentina / España

DURACCIÓN 39 minutos

FORMATO DE GRABACIÓN DVCam

FORMATO DE PROYECIÓN Betacam SP

FOTOGRAFÍA Color

SONIDO Stereo